Menú

Llega la Cuaresma y marisqueros esperan una lanita extra

Llega la Cuaresma y marisqueros esperan una lanita extra

PUEBLO VIEJO, Ver.-

Inicia inicia la Cuaresma y quienes están más contentos con ello son los propietarios y empleados de pescaderías en el norte de Veracruz, este es un sector comercial muy importante.
Por fin llega la temporada buena para los que se dedican a comercializar pescados y mariscos, y es que debido a la Cuaresma, aumenta el consumo de estos productos y con ello cae una lanita extra a los bolsillos, esa, de la que nunca sobra.
La variedad y calidad en las pescaderías del norte de la entidad no está en duda, aunque recientemente ha decrecido la clientela.
“Que mejoren las ventas, porque ahorita están bajas, será por el tiempo quién sabe verdad pero en realidad sí están bajas y ya esperamos desde mañana, por ejemplo del fin de semana que sí haya un repunte de ventas”, señaló Agustín Balderas comerciante.
“En estas fechas pues los más cercanos son de San Luis, México, Monterrey – ¿Qué es lo que más se llevan? – tilapia, pargo, sargo, lo más común que se vende aquí, trucha, chocomite, filete de trucha, camarón”, dijo José González Castro empleado pescadería.
Cunde el optimismo entre los comerciantes, en sus mentes hay más sumas que restas, esperando lograr el doble de ganancia en los 40 días que dura la temporada, sin embargo no sólo se trata de acomodar el marisco, lleguen los clientes y éstos compren al por mayor, la situación se complica cuando algunos quieren sacar provecho del incremento en la demanda.
“La verdad no, no se respetan, pero no porque nosotros aumentemos el precio, sino porque que en este tiempo hay muchas personas que se dedican, como saben que es un producto que pueden vender fácil, entran a comprar directamente a los pescadores alterando el precio, entonces pues nosotros tenemos que aumentarles para poder conseguir el producto y eso es donde viene el alza aunado a que escasea el producto”, apuntó Lucila Alanís Sobrevilla dueña de pescadería.
En municipios costeros como Tampico Alto, Pueblo Viejo y Ozuluama, son miles los ciudadanos que dependen de la venta de pescados y mariscos, y no son solamente aquellos que se sientan en el mostrador, se cuenta también al que se mete a la laguna, mar o río, los que trasladan el producto, despicadoras, el que abre el ostión y muchos más.
La Cuaresma es buena para todos.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *